Una santidad compartida

 

“Podemos seguir trabajando como lo hemos hecho hasta ahora a sembrar un gran espiritu catolico, abierto a todos los pueblos, a todos los ritos y a todas las costumbres? Yo creo, Padre mio, que si, a pesar de todas las dificultades”

(Pavel Dijdjov)

La celebracion de nuestros tres martires se aproxima y una vez mas somos llamados a reflexionar sobre el sentido de su testimonio, sobre la importancia de este evento hoy, para toda la familia de la Asuncion.

El camino de la santidad no es un camino solitario, sino que esta inscrito rapidamente dentro de una larga historia donde la gracia de Dios se manifiesta a traves de nuestras relaciones, a traves de los lugares y de las personas que nos preparan el terreno, que nos muestran el camino.

No se puede comprender el testimonio de nuestros tres padres bulgaros Kamen Vitchev, Pavel Djidjov et Josaphat Chichkov, sin recordar a todos los religiosos y religiosas que les precedieron y que crearon las condiciones favorables de la expansion de su fe.

 

Esta fiesta del trece de noviembre nos invita a agrandar nuestros horizontes. Debemos reconocer con gratitud que la “mision de oriente” es el fruto del don de sabiduria de numerosos padres y hermanas (venidos de Francia de la Provicincia de Lyon que desbordaron ampliamente las fronteras del Hexagono) y que esta mision al este de la Europa continua su historia gracias a la generosidad de la Provincia de Francia.

 

Todas las veces nuestros tres padres martires nos ponen a reflexionar aun mas profunda y lejanamente.

 

No podemos olvidar en este momento la Asuncion de Africa. Pensamos de manera especial en nuestros hermanos de la Republica Democratica del Congo. Para aquellos que dentro de su apostolado han arriesgado y siguen arriesgando aun hoy su vida; hay algunos que conocen la prision y han sido golpeados por la policia. Igualmente, la historia de la Asuncion en la Amercia del sur guardan el recuerdo de hermanos que han conocido la prision a causa de la fe.

Kamen Vitchev, Pavel Djidjov et Josaphat Chichkov nos invitan a “sembrar un gran espiritu catolico abierto a todos los pueblos”

Ellos estan al  lado de nuestros hermanos fundadores en las Filipinas y en Togo. Ellos estan alla de manera especial al lado de nuestros hermanos de Vietnam.

 

Esos tres padres son una fuente viviente de unidad y de comunion para toda la Asuncion.

Podremos hacer del 13 de noviembre la fiesta de la memoria asuncionista para guardar el recuerdo de nuestro espiritu misionero, ese espiritu que nos hace “llegar alla donde Dios se transfigura en el hombre y el hombre de transfigura como la imagen de Dios”.

La presencia compartida de nuestros tres padres martires, es una fuente viviente, donde podemos tomar la fuerza, el valor y la fe necesarias para continuar a ser fundadores y testigos de Cristo en el mundo.

Su vision nos recuerda las visiones de todos los pueblos, las visiones de todos los hermanos, hermanas y laicos que en las historia de nuestra familia dieron y continuan dando su vida por el bien comun, para la venida del reino de Dios.

 

Cestit praznik  na vsichki vas, bratia, sestri , priateli na uspenskoto semeistvo

 

Bonne fête à vous tous, frères, sœurs et amis de la famille de l’Assomption

Mnogaia leta

Ad multos annos

 

La comunidad de Plovdiv

 

HOME