El ecumenismo en Bulgaria: un desafío aun por superar.

 

El ecumenismo es un trabajo apostólico difícil en estos tiempos en Bulgaria.

La Iglesia Ortodoxa que ha conocido de rasgaduras y dolorosas experiencias después de la caída comunista, vive encerrada sobre ella misma, situación que no facilita en nada el dialogo entre ella y las otras confesiones cristianas. Podríamos incluso casi decir que ella está en contra de este diálogo tan deseado.

En efecto, muchos miembros de la Iglesia Ortodoxa búlgara viven en la infinita preocupación de señalar que la única y verdadera Iglesia cristiana es la Iglesia ortodoxa con la tradición oriental.

No es asar que en este país la gente hace una distinción entre católicos y cristianos (sinónimo de ortodoxos).

   nuevo metropolita ortodoxo de Plovdiv

Fuertemente colocada en mayoría de (85 % de los búlgaros son ortodoxos), la Iglesia Ortodoxa búlgara parece estar en la búsqueda de su propia identidad colocando su posición muy por encima de todo como la guía espiritual del país.

Una señal de eso ha sido la reciente discusión del santo Sínodo, al tema de estudiar la posibilidad de reintroducir el calendario Juliano y de festejar Navidad el 6 de enero como las otras grandes iglesia ortodoxas eslavas, ya que desde 1969 Navidad es celebrada en Bulgaria el 25 de diciembre con la Iglesia ortodoxa griega y al mismo tiempo que las iglesia católicas y protestantes.

Esta posibilidad que no es orden ecuménico, y que es calificada como anacrónica por diversos representantes de la sociedad civil, muestra bien la convicción fuertemente enraizada que existe en alguna parte de la Iglesia Ortodoxa búlgara, que la autoridad espiritual debe tener la primicia sobre la autoridad temporal, opuesta al perfil del modelo de la sociedad occidental, materialista y secularizada, y que la ortodoxia es la única y verdadera expresión de la fe cristiana.

En fidelidad al espíritu de la congregación y con el fin específico de la misión asuncionista en este país de Europa del Este, la comunidad de Plovdiv ha intentado siempre de abrir sus puertas y recibir a todos así también las relaciones amistosas con los hermanos Ortodoxos.

En el pasado nosotros mismo llegamos a organizar peregrinajes ecuménicos a Lourdes, pero desgraciadamente eso ha debido de detenerse por culpa del nuevo metropolita ortodoxo de Plovdiv quien abiertamente ha prohibido a los padres de su diócesis de tener relaciones con los sacerdotes católicos.

Hace falta señalar también que la desconfianza viene también de la parte de la iglesia Católica de rito latino en Bulgaria en donde se hace evidente

peregrinaje ecuménico a Lourdes

que eso que nos divide entre hermanos es más evidente de lo que nos une.

A pesar de todo eso, nosotros nos preparamos a celebrar la semana para la unidad de los cristianos con los asuncionistas, conscientes de que el Espíritu de la unidad es más fuerte que el espíritu de la división.

Regularmente nuestras celebraciones dominicales son frecuentadas por fieles ortodoxos; existen también niños de familias ortodoxas que asisten al catecismo los sábados, el contacto con los pobres y las visitas a los prisioneros tienen siempre la marca del ecumenismo de el amor que no hace diferencia; recientemente el Padre Claudio y las hermanas de la Madre Teresa festejaron Navidad junto con un párroco ortodoxo y un gran número de prisioneros « ecuménicos » en la prisión de Plovdiv, esas son pequeñas muestras que enseñan siempre que, aun en Bulgaria, la unidad de los cristianos avanza.

Home