Católico de rito Oriental.

 Font (+) |  Font (-)

Cuando tu superior te propone ir en misión a una comunidad de rito oriental, al mismo tiempo te pide la disponibilidad de aprender una nueva lengua pero sobre todo un nuevo rito.

   A la llegada en la nueva comunidad , los hermanos te previenen que para poder aprender la lengua y el rito hacen falta al menos dos anos.

Finalmente, al final de esos dos anos, cuando comienzas de verdad a hablar la lengua lo suficiente y a celebrar la divina liturgia de nuestros hermanos orientales, en ese momento entiendes que ser un asuncionista de rito oriental, no es solamente una cuestión de rito, si no una elección más grande y profunda con un fuerte compromiso.

  Ser Católico de rito oriental; significa ser un católico-ortodoxo .

   Católico, Ortodoxo, dos términos que se contradicen.

Según el principio de no contradicción de Aristóteles es imposible que un mismo atributo pertenezca y no pertenezca al mismo tiempo y sobre el mismo significado a una sola cosa (Aristoteles, Metafísica).
  Esta lógica completamente occidental, no tiene su lugar en oriente?

Para construir la figura geométrica de un círculo, hace falta un centro y un número de puntos que son equidistantes del centro; pero si queremos construir un elipse, entonces nos hacen falta dos puntos fijos, llamados 'focos'' la lógica unifocal es la lógica exclusiva, donde es el uno o el otro, en tanto que la lógica bifocal es inclusiva donde existe el espacio para el uno y el otro.

   El Oriente nos enseña a leer la realidad de manera simbólica, es decir a partir de dos centros: Dios y el hombre estrechamente unidos en el mismo destino. Si excluimos uno excluimos los dos, simbolismo que viene de συν- βαλλο (unir junto).
   Depende la lógica que utilizamos será nuestra manera de comprender Dios, nuestra realidad en nuestro alrededor y nosotros mismos; Esta comprensión en Oriente se funda sobre la divina-humanidad de Cristo, sobre la deificación del hombre, sobre la participación del hombre en la comunidad trinitaria. Dios y el hombre son dos realidades unidas.
   Un ejemplo puede ayudar a comprender la diferencia de sensibilidad entre dos tradiciones de Eglisia.
   Para la Tradición occidental, la verdadera felicidad del hombre es, según la expresión de San Tomas de Aquino, la visión beatifica ( la visión beatifica de Dios) el hombre encontrara su plenitud cuando el encontrara Dios y podrá colocar su mirada en la mirada de Dios. Ese será como el encuentro de dos amantes quienes no podrán nunca jamas separar su mirada el uno del otro.

    La tradición de Oriente, como lo ha bien explicado San Gregorio Palamas a través del desarrollo teológico de las energías divinas, coloca el acento sobre la comunión entre Dios y el hombre.

   El hombre participara de la naturaleza divida, el sera de una manera análoga ( es decir parcial) como un Dios.

   El hombre que entra en contacto con la divinidad no puede quedarse como antes, el es transformado por este reencuentro, el es transfigurado, el es divinizado.

Ser católico de rito oriental, es una elección más compleja que el simple aprendizaje de un rito, es el cambio mas radical, por que eso significa aceptar hacerse ortodoxo con nuestros hermanos ortodoxos.

  Si no tenemos el valor, la contribución al dialogo ecuménico de las comunidades uniatas, se reduce a casi nada, la unidad y la comunión las vivimos, ellas forman parte de nuestra experiencia concreta.
 

lo que era en el comienzo, eso que habíamos escuchado, eso que habíamos visto de nuestro ojos, eso que contemplamos; eso que nuestras manos han tocado del Verbo de vida, por que la Vida se manifestó: nosotros lo vimos, y hoy damos testimonio 1Jn1,1-2

 

El uniatismo, constituyó ciertamente una experiencia traumática, una herida en el cuerpo de la ortodoxia, a la imagen del traumatismo de 1204; sin embargo parece ser que dios utilizó ese medio para traer el occidente en contacto vivo con la Ortodoxia, y mostrar de esta manera todos sus tesoros El uniatismo mismo a provocado una verdadera transfusión de sangre oriental en la Iglesia occidental... la existencia de Iglesia uniáticas,, los esfuerzos para consolidarlas y hacerlas crecer han constituido el primer móvil del estudio de los Padres Griegos .
(Olivier Clément, La vérité vous rendra libre. Entretiens avec le Patriarche Oecuménique Bartholomé Ier pp.244-247 )


   Hoy nos vemos en la urgente necesidad de retomar la reflexión sobre el desempeño de las comunidades uniatas en el interior de la Misión de Oriente y de toda la Congregación.

 Es evidente que su papel no es siempre bien comprendido y que lo reducimos a una pequeña realidad muy particular.

   Al contrario, será recomendable que toda la familia de la asunción pueda llevar la inquietud del uniatismo y no solamente un pequeño nombre de hermanas y hermanos poco conocidos.
   Desde hace ya tiempo, el ecumenismo, es un sujeto de honor a la Asunción.

   Aun a pesar de eso ningún formador jamas ha pensado en tener relaciones de colaboración estables con los hermanos y hermanas que viven el ecumenismo sobre el terreno.

Seguimos considerando este importante trabajo como un simple trabajo intelectual.

Hace falta decirlo, el ecumenismo es una experiencia espiritual de donde se puede dar testimonio.

   En la Tradición de Oriente, el conocimiento no es nunca un trabajo intelectual.

   El punto de partida de este conocimiento es el corazón iluminado por la oración.

  Sin la iluminación del corazón, el intelecto seguirá ciego y nuestras palabras estarán vacías.
  La calidad del compromiso ecuménico en la Asunción puede ser medido a partir de la atención, de la simpatía y del interés que llevamos como comunidades asuncionistas de rito orienta.

Esas comunidades son la puerta por excelencia para entrar en el mundo de la Tradición de Oriente, un mundo muy amado en la palabra, pero con el que aun tenemos problemas para mezclarlo, para vivirlo en verdad, y compartirlo en profundidad.

HOME