Pequeños pasos de la Alianza Asuncionista en Plovdiv 

   Nacida en el 2009, la Alianza Asuncionista de Plovdiv prosigue poco a poco su camino mediante encuentros regulares cada último domingo de mes. Este lazo entre religiosos y laicos, cuya importancia es vital para el desarrollo de la misión asuncionista en Plovdiv, y en general en los países de la Misión de Oriente, necesita profundizarse. La cuestión principal es, ante todo, la toma de conciencia de la necesidad de dicha colaboración.
  
Tras un inicio rico en entusiasmo (comidas compartidas, retiros espirituales), el interés por este apostolado entre religiosos y laicos decayó un poco.

    Señal de que no sólo concierne a Plovdiv sino a todo mundo en general, es el hecho de la limitada participación actual de los laicos en los encuentros de la Misión de Oriente.

   Por esta razón hemos decidido proponer este año a los laicos de la Alianza Asuncionista de Plovdiv que reflexionen con nosotros sobre un texto de referencia; se elegirá dicho texto para preparar el próximo encuentro de la Misión de Oriente que tendrá lugar en Plovdiv a principios de Julio. Dicho texto es la Carta Apostólica “Orientale Lumen” del Papa Juan Pablo II. Como bien lo indica su título, esta carta está consagrada a las Iglesias de rito oriental, manifestando las riquezas que presentan.

   Este camino de reflexión se hará en compañía del P. Daniel Gillier, responsable del grupo de la Alianza, ayudado por el P. Claudio Molteni.
  
Sin embargo, antes de enfrascarnos en la lectura de la “Orientale Lumen”, pensamos que sería bueno rendir homenaje a la figura de Juan Pablo II, Papa eslavo, con la proyección de una película sobre su vida. Es la historia de un cuasi-contemporáneo que vivió personalmente las tragedias de los pueblos eslavos, y de todos los pueblos de la Europa del Este. El testimonio de su vida y su pensamiento espiritual merecen de nuestra parte una atención particular, por el hecho de que estamos llamados a vivir como católicos en tierras del “Oriente”.
   A pesar de las dificultades inherentes a la flaqueza humana, el Señor nos sigue enviando señales que nos muestran que se debe proseguir este camino de la Alianza. El grupo parroquial de Plovdiv que se ocupa desde el año 2000 de los enfermos y las personas mayores aisladas representa un hermoso fruto de la colaboración entre nuestras Hermanas y el P. Petar, por un lado, y una decena de laicos por el otro.

   En Kuklen, desde hace cuatro años los feligreses del P. Daniel asumen el mantenimiento de la iglesia; algunos se han comprometido con la animación de la catequesis en lugar de las Hermanas Eucaristinas, que a causa de la edad y la salud, se han visto obligadas a dejar la parroquia.

   En Pocrovan, mientras el P. Claudio se ocupa del servicio de la Palabra, Lioubcho ejerce su diaconía ocupándose de los pobres, de los enfermos y personas aisladas.

   En Plovdiv, Kuklen y Pocrovan la Alianza trabaja, a pesar de todo, y el espíritu de la Asunción está muy vivo.

HOME